Guantes de seda, puños de acero (8 de diciembre)

Miquel Ortega Cerdà. Observatorio de la deuda en la Globalización[1].

En el marco espectacular de una enorme sala de reuniones y envuelto de una gran expectación comenzó el encuentro de Copenhague.

Tras numerosos  saludos informales entre la pequeña comunidad de negociadores de cambio climático, que se reúnen periódicamente en diferentes partes del mundo y acaban conociéndose e incluso trenzando amistades, los representantes de las 194 partes firmantes de la Convención Marco del Cambio Climático y una selección de entidades observadoras y prensa escucharon con atención los discursos protocolarios realizados por el primer ministro danés (Lars Løkke Rasmussen), la alcaldesa de Copenhague (Ritt Bjerregård) y el responsable del Panel Internacional del Cambio Climático (Rajendra Pachauri).

Todo siguió el guión esperado (incluido numerosas alusiones al juego de palabras CopenhaguenHopenhaguen). En los discursos se enfatizó la oportunidad única que supone esta reunión, la enorme responsabilidad de los negociadores para llegar a acuerdos que respondan a las necesidades ecológicas y sociales, y la constatación que de Copenhague debe salir una decisión firme que ayude a transformar la sociedad de una manera radical. Yvo de Boer, máximo responsable del secretariado de la convención, puso el punto emotivo, tras explicar la terrible historia real de una familia afectada por las lluvias torrenciales que serán cada vez más frecuentes si no se afronta de manera efectiva el problema del cambio climático.

Tras los discursos protocolarios se dio inicio a la Convención de las Partes (COP) y la Conferencia de las Partes en la que se reúnen los firmantes de Protocolo de Kioto (CMP). El inicio de estos dos encuentros está fuertemente protocolarizado y se repite una y otra vez en cada una de las reuniones anuales de estos organismos. Constituyen para la pequeña comunidad de negociadores una especie de ritual de inicio de la verdadera negociación. Pero quien siguiera las ceremonias de abertura puede ya intuir cómo van ser las siguientes jornadas. Resumiendo en una frase: guantes de seda y puños de acero. La educación exquisita del secretariado y los representantes de las partes va en paralelo a la defensa de sus intereses llevando hasta el extremo sus posibilidades. Valga un ejemplo para situarse: Es bien conocido que todas las decisiones de la Convención de las Partes (COP) se toman por consenso, es la metodología utilizada desde el principio del funcionamiento de esta estructura. No obstante de manera regular se sugieren propuestas para establecer sistemas más flexibles incluyendo que en algunas situaciones las decisiones se tomen por mayoría de tres cuartos. Dado que no existe consenso estas propuestas nunca son adoptadas. En el encuentro iniciado hoy fue Fiji quien solicitó la consideración del cambio de sistema de votación sólo iniciar el encuentro…. por dos veces….la solicitud que ya mostró bien claro que la presidenta de la mesa deberá emplearse a fondo durante toda la reunión si se quiere llegar a un acuerdo en el limitado tiempo de negociación. La iniciativa estaba condenada al fracaso pero la posición de Fiji no fue modificada hasta que una riada de países (iniciada por Brasil) se opusieron a la consideración entre elegantes reprimendas al representante de Fiji por hacerles perder el tiempo en un tema sobre el que claramente es imposible llegar a un acuerdo en una reunión como la de Copenhague.

Valga el ejemplo para mostrar que se va a discutir punto a punto, coma a coma, con elegancia pero con constancia. Las barreras van a ser muchas y van a ser necesarios ejercicios extraordinarios de perseverancia por parte del secretariado.

En la tarde tuvieron lugar las ceremonias de abertura de los grupos de trabajo centrados en la continuación del protocolo de Kioto (AWG-KP 10) y el grupo de trabajo centrado en las acciones que se deben tomar a largo plazo (AWG-LCA 8 ). En ellas los países expusieron una vez más su posición. Los países industrializados enfatizaron la necesidad de realizar esfuerzos significativos por todas las partes incluyendo los países en desarrollo. EEUU reafirmó los compromisos de reducción expuestos por Obama días antes, Europa sus políticas públicamente conocidas. No hubo sorpresas.

Los países en desarrollo, a través del grupo G-77 y China, y numerosas declaraciones independientes de varios países enfatizaron la necesidad de un acuerdo vinculante, en un marco de justicia ambiental y reconocimiento de la deuda climática existente. Se puso énfasis en que los países desarrollados deberían aumentar sus compromisos de reducción y también deberían aumentar la financiación a los países en desarrollo. Igualmente países como China e India expusieron que en su opinión a través de sus respectivos planes de acción ya habían mostrado una actitud decidida de favorecer un acuerdo global en la lucha contra el cambio climático y por lo tanto no se les podía exigir más sin violar el principio de responsabilidad compartida pero diferenciada.

Tras la clausura de los grupos Ad Hoc llegó el momento de ir a la recepción ofrecida por el Ayuntamiento de Copenhague. Ojalá que fuera agradable, a partir de mañana las negociaciones se retoman y cualquier ayuda será bienvenida.

Nota: A través de la web: http://www1.cop15.meta-fusion.com/kongresse/cop15/templ/ovw.php?id_kongressmain=1&theme=cop15 puedan verse en directo la mayoría de las sesiones plenarias y sesiones de los grupos de trabajo.


[1] Más información en www.odg.cat. Correo de contacto: miquel.ortega@odg.cat

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: