Comienza el sprint final (17 de diciembre)

Miquel Ortega Cerdà. Observatorio de la deuda en la Globalización[1].

La negociación continúa en Copenhague en un marco cada vez de mayor opacidad y seguridad. Los primeros ministros y presidentes ya han llegado a la ciudad y se ha iniciado el sprint final. Comienzan los dos últimos días y noches de negociación.

Principales novedades en la negociación

La primera novedad del día fue la substitución de la presidenta de la convención en Copenhague, la ministra de medio ambiente danesa Connie Hedegaard, por el presidente danés Lars Løkke Rasmussen. Connie Hedegaard, conocida por su fuerza y constancia no abandona la negociación sino que se mantiene como representante especial del nuevo presidente, quién pasa a ser el máximo responsable de la coordinación durante los dos últimos días.

La nueva presidencia danesa utilizó a primera hora de la mañana su potestad, como nuevos dinamizadores de la negociación, para presentar informalmente a las partes un “nuevo texto” que había preparado y que fusionaba los dos textos principales que los países habían estado redactando hasta ayer. No es la primera vez en las negociaciones de cambio climático que el cambio de coordinación se utiliza para hacer aparecer un nuevo texto que se ha ido trabajando tras los bastidores. Esta vez no obstante parece ser que no fue por ahora un intento exitoso, como mínimo en su versión actual. Durante toda la mañana los negociadores de los países en desarrollo rechazaron radicalmente el borrador propuesto y mostraron sus preferencias por los dos textos que habían sido redactados entre todos en los dos últimos años y muy especialmente en la última semana. En los próximos días veremos sobre qué documentos se trabaja.

La presidencia hoy ha estado haciendo numerosas gestiones con algunos países claves para diseñar el proceso negociador de los dos próximos días (con sus respectivas noches). La definición del proceso de negociación incluye la identificación de paquetes temáticos de negociación, así como el orden de negociación y la gestión del orden y agrupación de los encuentros con los negociadores, entre otros factores.

En el ámbito de los contenidos se ha informado que se están dando pasos significativos en algunos aspectos de la financiación, especialmente a corto plazo. A última hora de la jornada Japón anunció que si consigue un acuerdo global aportará 15.000 millones de dólares para el periodo 2010-2012, de los cuales 11.000 serían recursos públicos. Los recursos se usarán en países en desarrollo y se destinarían principalmente a mitigación y adaptación, pudiéndose destinar algunos recursos a capacitación. También en el día de hoy se anunció un acuerdo entre Japón, EEUU, Reino Unido, Australia, Francia y Noruega para financiar con 3.500 millones de dólares para los próximos tres años medidas para iniciar los proyectos de preservación forestal y particularmente REDD+. Los países comienzan a mostrar algunas de sus cartas. En la mañana del jueves EEUU anunció que apoya que el total de financiación a largo plazo alcance los 100.000 millones de dólares anuales en el 2020 (lo mismo que defiende la Unión Europea) y que colaboraría también en la financiación a corto plazo, no determinó las cantidades que estaba dispuesto a aportar. El presidente Australiano por su parte señaló que la financiación a corto plazo ha sido acordada. La Unión Europea por su parte anunció que está negociando también en el ámbito de financiación con la Unión Africana y que las posiciones son cercanas aunque aún no se ha llegado a un acuerdo final.

Asi pues la parte de financiación del acuerdo parece estar cercana a un acuerdo en cuanto a cantidades, falta por ver aspectos tan importantes como cuáles son las fuentes concretas de financiación de las cantidades acordadas (parte pública y privada), quién gestiona los recursos (Naciones Unidas o los bancos multilaterales) y en qué forma se realiza la financiación (créditos, donaciones, etc) y el grado de adicionalidad, es decir si es dinero nuevo o es poner una nueva etiqueta a recursos ya previamente comprometidos.

Restricciones del acceso de los observadores en los próximos días

Por otra parte el final de las negociaciones está marcado por las restricciones del acceso de los observadores en los próximos días. Al inicio de la Convención se concedieron 22.300 acreditaciones a las entidades observadoras para poder asistir todos los días de la convención. A partir de mañana 21.300 de ellas perderán su valor y sólo 1000 observadores podrán acceder al centro de convenciones. El viernes serán 90.

Las restricciones han causado un gran malestar entre las entidades observadoras que se sienten crecientemente excluidas. Estas restricciones no sólo ponen en dificultad el rol de la sociedad civil que quiere monitorizar y participar activamente en este evento sino que tiene efectos inmediatos en las negociaciones.

Muchos de los países con menos recursos tienen delegaciones pequeñas y se apoyan de manera fundamental en las entidades observadoras para poder defender mejor sus posiciones durante la negociación. Utilizan la información que las entidades observadoras les facilitan, y escuchan los análisis que sus expertos les sugieren. Eliminar a la mayoría de las entidades observadoras no es por tanto únicamente un problema para las propias entidades, ante todo es un problema de primera magnitud para las delegaciones más pequeñas.

Esta constatación hace más grave aún que no se informe sobre qué criterio se utilizó para la selección de las mismas. A continuación mostramos dos ejemplos que ilustran el nivel de arbitrariedad en la selección.

Friends of the Earth International (Amigos de la Tierra internacional) es la federación ecologista más importante del mundo, además de ser una de las más críticas ante algunos temas claves que se quieren potenciar en las negociaciones (por ejemplo los mecanismos de compensación). En ella se apoyan muchos países en desarrollo -donde tienen muy buena implantación. Pese a ello ha visto eliminada totalmente su representación en el edificio de negociación bajo la acusación de dificultar la negociación a través de actos de sabotaje. Es una acusación totalmente infundada y una acción injustificada realizada por la organización del evento.

Un segundo ejemplo que muestra la subjetividad de la distribución de acreditaciones para las entidades observadoras es el siguiente: se convocó a las 20.00 a las organizaciones no ecologistas para recoger 350 pases en una de las salas del evento. El anunció señalaba que se entregarían según orden de llegada, pero ante la sorpresa de los observadores que se habían desplazado con antelación a recogerlas, a la llegada a la sala se anunció que todas las acreditaciones habían sido ya entregadas a entidades que no estaban presentes en la sala. Como se podía esperar la indignación fue máxima y la representante de la Organización de Naciones Unidas tuvo que oír graves acusaciones. Claramente la asignación de acreditaciones ha sido opaca y totalmente arbitraria por parte del secretariado.

Finalmente señalar que no sólo los negociadores de los países más pequeños son perjudicados por esta medida, sino que también lo es el público no asistente a la convención y algunos medios de comunicación que quieren contrastar la información que les facilitan otras fuentes. Cada vez más las entidades observadoras utilizan las nuevas tecnologías para constituirse a su vez en fuentes de información alternativas o complementarias a las tradicionales. Eliminar a las entidades acreditadas supone una restricción seria al acceso a la información para el conjunto de la población.

Una de las entidades afectadas por el recorte de las entidades observadoras es el Observatorio de la Deuda en la Globalización a quien la Fundación Nueva Cultura del Agua había facilitado el acceso cediéndoles algunas acreditaciones durante las negociaciones. A partir de mañana no podremos informarles directamente desde el interior del edificio pues se nos han denegado también todas las acreditaciones. No obstante seguiremos informando recopilando información de algunas personas que sí tendrán acceso directo a lo que está sucediendo en las negociaciones.


[1] Más información en www.odg.cat. Correo de contacto: miquel.ortega@odg.cat

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: